logo

Los "Quistes de Ovario"

Los "Quistes de Ovario"

En la consulta diaria del ginecólogo es sumamente frecuente que la paciente refiera que le diagnosticaron “quistes en sus ovarios”, habitualmente lo relaciona a dolor en su abdomen, el cual frecuentemente es de larga evolución.

La realidad es que el término de “quiste” se refiere en la práctica médica a una estructura  que contiene algún fluido , puede aparecer en múltiples sitios y en cada uno de ellos tiene un diferente  significado y manejo distinto.

En forma simple consideramos que existen 2 tipos de quistes en los ovarios: los quistes funcionales  y los quistes neoplásicos.

Los quistes funcionales son los quistes foliculares y los quistes de cuerpo lúteo y se desarrollan como resultado del proceso de ovulación.

El ovario es un órgano que alberga miles de pequeñas estructuras que se llaman folículos, y estos contienen óvulos, y durante la edad reproductiva de la mujer normalmente cada mes uno de ellos  crece paulatinamente hasta culminar en la ruptura y liberación del óvulo llegando así a estar en la posibilidad de lograr un embarazo.

No siempre esta estructura culmina con la ruptura y en ocasiones continua su crecimiento hasta llegar a tamaños variables.

Habitualmente esta ruptura ocurre  al llegar a los 18 o 22 mm, por lo que la gran mayoría de las veces si se realiza un ultrasonido ya sea abdominal o transvaginal alrededor de los días de la ovulación (14 avo día  del ciclo contado a partir del primer día menstrual) nos encontraremos con estos “quistes”, cuando estos quistes no se rompen espontáneamente pueden crecer  a tamaños variables usualmente no más de 4 cm. Y  el curso natural de estos es hacia la desaparición  dentro de los siguientes dos meses. Se ha demostrado que la administración de anticonceptivos para acelerar este proceso de desaparición no brinda ventaja alguna para reducir este tiempo.

El otro grupo de quistes que mencionamos son los QUISTES NEOPLASICOS  , los cuales ya constituyen un padecimiento, en su mayoría son benignos , y de estos los más comunes son los CISTADENOMAS  Y LOS QUISTES DERMOIDES,  siendo más común su aparición en mujeres jóvenes , en ambos casos se recomienda que sean retirados quirúrgicamente a fin de evitar complicaciones derivados con su crecimiento (pueden crecer hasta más de 30 cm) , o puede ocurrir un accidente llamado TORCION DE QUISTE  lo que implica que debido al peso y tamaño roten sobre su eje condicionando que se interrumpa su irrigación provocando un dolor muy intenso y la perdida de eses ovario y esa trompa.

El grupo de quiste de ovarios neoplásicos  MALIGNOS  son menos frecuentes  en las mujeres jóvenes y más comunes después de los 50 años, pueden ser sospechados realizando un ultrasonido preferentemente por vía vaginal, y valorando los niveles en sangre de ciertas proteínas como el CA 125  el cual se encuentra elevado en más del 50% de los casos donde se está desarrollando un cáncer de ovario. En estos casos debe ser valorada la paciente idealmente por un ONCOLOGO a fin de determinar cual es el tratamiento ideal para cada caso , el cual casi siempre incluirá una cirugía complementada con quimioterapia.

La gran mayoría de las veces la presencia de un quiste de ovario no produce síntomas y su diagnóstico es fortuito cuando la paciente es revisada por el ginecólogo, o se realiza un ultrasonido pélvico . El dolor en realidad solo se presenta cuando el quiste es muy grande ( mas de 6 cm)cuando ocurre la ruptura de este , o durante la ovulación , y en situaciones como dolor extremo cuando ocurre la torsión del ovario .

Dependiendo del tamaño y características del quiste  el ginecólogo le recomendará la necesidad de ser valorada en 2 o tres meses para corroborar su desaparición o le propondrá por sus características y síntomas que le produzca  la exploración y resección mediante una cirugía .

 

logo
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes